Everton - Chelsea, Premier League. Jornada 3. Análisis Táctico de los Blues.


Durante la última jornada de Premier League, pudimos disfrutar uno de los partidos más atractivos de los últimos años. Nueve goles en noventa minutos vibrantes, donde ninguno de los equipos parecía conformarse con lo conseguido.
A parte del espectáculo futbolístisco, pudimos ver lo que será el equipo blue durante esta temporada. Un Chelsea 2.0, donde el modelo del año pasado se ha mejorado sustancialmente con la incorporación de jugadores como Diego Costa, y el asentamiento de los Matić o William.
Con esta entrada analizamos algunos de los comportamientos tácticos mostrados durante el encuentro.

Inicio con defensa presionante en bloque alto. Ahogar salida rival, robar y contraatacar. Defensa en campo contrario, pressing zonal con fuertes referencias momentáneas a rival.
Robo y ataque. Cesc como pasador, Costa finalizador. Dos goles en menos de diez minutos con la tan exitosa estrategia portuguesa,

A partir de ahí, defensa en campo propio (bloque bajo). Búsqueda de la destrucción a juego rival y contraataque al gran espacio de la espalda de los toffees.






No es nuevo que Mourinho asigne un rol específico defensivo a sus jugadores. Vigilancias y referencias a determinados rivales. Uno de ellos, extremos referencian a laterales rivales. Para evitar 2x1 a lateral, e incluso quien sabe, si para "activar" a jugadores tan ofensivos durante la fase defensiva y mantenerlos concentrados.
Pero el plan tiene una laguna. Con balón en pasillo lateral, y con laterales rivales en amplitud y profundidad, el extremo alejado no bascula con el equipo. Desequilibrio y desajuste a la espalda de mediocentros, convirtiendo el bloque defensivo en una estructura demasiada estrecha.




Error que el entrenador portugués deberá valorar.
Contra equipos que no incorporen a los dos laterales (Manchester City) o equipos sin un gran juego indirecto, es previsible que este aspectos no cause problemas. Pero frente a equipos con dos laterales en posiciones avanzadas, puede tener la fuga por ese lado.

Salida ofensiva (salida, momento 0), con juego largo a la cabeza de Ivanović, buscando prolongación hacia la ruptura de delantero y extremo cercano.
Después, ataque rápido (indirecto normalmente). Sucesión de pases rápidas, con verticalidad y velocidad para atacar a una defensa no demasiada replegada. Costa, William, Hazard. Jugadores que con espacios a la espalda defensiva rival multiplican su efectividad.




Inicio competitivo fulgurante de los londinenses. Pleno de victorias, once goles a favor y cuatro en contra.
El segundo año de Mourinho siempre fue el mejor. ¿Opción a todo?.

Comentarios

Entradas populares