La Gestión del Resultado.


Cualquier aficionado al fútbol sabe que una final de la UEFA Champions League siempre es legendaria, pero ninguno de los espectadores presentes aquel 26 de mayo de 1999 en el Camp Nou de Barcelona se podrían imaginar que sorpresa les depararía aquel encuentro. 
Corría el minuto 90 de partido. El Bayern de Munich ganaba por un gol a cero al todopoderoso Manchester United de Giggs, Beckham y Schmeichel, que tenía en un córner, la posiblemente última oportunidad para empatar el choque y así dar vida a la gran final. Beckham la centra y después de unos rechaces, el delantero inglés Teddy Sheringham consigue el gol del empate. Los ingleses estallan de alegría, que tras estar 85 minutos por debajo del marcador ya se veían perdedores.
Parece que vendrá la prórroga. Quedan escasos segundos, previsiblemente gastados por el Bayern con el saque de centro. Pero pierden rápidamente el balón, y el Manchester lo vuelve a poner arriba, consiguiendo nuevamente un saque de esquina. Nervios en los jugadores, balón al aire....y ¡¡gol de Solskjaer!!
2-1 para el Manchester, que se alzan con el trofeo consiguiendo la remontada en tan sólo dos minutos.



La Gestión del Resultado es una tarea que debemos trabajar con nuestro equipo. En innumerables ocasiones nos encontraremos con este hecho. Escasos minutos para acabar el encuentro y un resultado que mantener. Y quizás  lo más importante a tener en cuenta es que debemos trabajarlo. Enseñar a competir a nuestro equipo para que sepa desenvolverse en las distintas situaciones que pueda encontrarse. No se trata de arreglar la situación según nos la encontremos, sino de tener un plan, una estrategia por si se diera la situación que mencionamos.

Sin lugar a dudas la mejor de las estrategias es la de ganar por 3-0 en el minuto 90. Pero no siempre nos encontraremos con ese marcador, por lo que resumiremos muy brevemente cuales podrían ser los comportamientos a utilizar y a evitar en una situación de ventaja en el marcador durante los minutos finales.

Vemos como la mayoría versa sobre la pérdida de tiempo. La de parar el partido. Hacer que todo transcurra con lentitud, haciendo perder cualquier ritmo favorable al rival. Pero siempre teniendo un gran control emocional. Estar muy concentrados y atentos a cualquier cosa que podamos encontrarnos.

Evitar a toda costa que el balón vaya a nuestra área, donde el equipo rival pueda rematar. No está demás volver a resaltar que en el partido que antes hemos comentado, sendos goles vienen de córner, y aún siendo los alemanes un equipo fuerte en el juego aéreo. 

Estas son sólo alguna de las cuestiones que deberíamos tener en cuenta a la hora de afrontar la gestión de un resultado a nuestro favor. Sin duda alguna cada entrenador tendrá las suyas, y diferirá en mayor o en menor medida de las cuestiones expuestas anteriormente. Pero lo importante es que lo tengamos en cuenta y que, por tanto, lo trabajemos con nuestro equipo
No es necesario realizar tareas única y exclusivamente para este cometido. Podemos incluirlo dentro de otros ejercicios, haciendo que nuestra preparación y competitividad sea mejor.

Sobra decir que siempre hemos hablado de mantener un resultado favorable, y que para la situación contraria lo opuesto a lo dicho podría valernos. Sin embargo, lo abordaremos con mayor profundidad en post futuros.

Para finalziar veamos un ejemplo de una buena Gestión de Resultado realizado por la Juventus de Turín, donde afronta los minutos finales con una larga posesión basada en pases seguros.



video


Comentarios

Entradas populares